¿UNA HABILIDAD IMPRESCINDIBLE DEL VENDEDOR?

sentido del humor en ventas

Siento una contradicción.

De algo que pensaba que no tenía sentido.

Pero que si lo piensas bien lo tiene.

Al grano.

Se ha hablado mucho de las diversas habilidades requeribles a un vendedor, así como de sus defectos.

Aquí puedes encontrar algunos posts relacionados que escribí en su momento:

Pero el caso es que nunca había pensado que la siguiente «habilidad» fuera necesaria.

Mira, el otro día ví un anuncio de empleo que buscaba vendedores. Una de las frases que incluía la oferta era la siguiente:

«Imprescindible sentido del humor y empatía».

Bien, lo de empatía ya lo he mencionado muchas veces y el lector curioso puede buscar en este blog muchas publicaciones al respecto, y sobre eso no hay discusión.

Ahora, ¿que sea imprescindible el sentido del humor?…

Bueno, yo me imaginaba cómo pueden comprobar dicha habilidad.

No sé, a lo mejor era necesario ir a la entrevista disfrazado de payaso.

O contar varios chistes durante la misma.

O soportar algunas bromas por parte del entrevistador.

No sé… me parecía raro que pidieran ésto como algo imprescindible para el puesto.

Y el caso es que no era para vender artículos de coña (lo cual a lo mejor podría haber tenido sentido), ni creo que se refirieran a capacidad para aguantar las negativas, los fracasos y los contratiempos que necesariamente surgen, hubiera sido mejor requerir resiliencia, optimismo, capacidad de trabajo, etc.

Pero sentido del humor no me cuadraba.

A lo mejor es para tomarse mejor cuando le digan al candidato el salario, y que se lo tome a risa…

En fin, bromas aparte, y considerando que es algo dificil de demostrar, uno se pregunta por qué pedirían tener sentido del humor como algo imprescindible para vender.

Al respecto, dicho humor no deja de ser bueno, o incluso necesario, para cualquier actividad diaria, para el día a día de cualquier profesión también, o para la vida en general.

No sé si lo contrario, si no tenerlo, y llevándolo un poco al límite, significaría que eres una persona demasiado seria, aburrida, sosa, pesimista, difícil de tratar, y que no tener un mínimo de sentido del humor pueda afecta a tu capacidad para vender.

Hombre, hay vendedores que son serios, lo cual es en cierto modo algo deseable por el comprador, y eso no significa que no puedan tener su sentido del humor también.

Tampoco creo que se trate de que el vendedor tenga que ser el rey de toda fiesta, o que se refieran a ese tipo de vendedor de feria ya caduco, dicharachero, guasón, bromista, simpático, embaucador y charlatán.

Sobre todo cuando hemos dicho muchas veces que se trata sobre todo de escuchar al cliente, más que de hablar como un loro, y que ser empático no tiene por qué venir acompañado necesariamente de ser simpático, no se trata de hacer amigos (aunque a la larga lo puedas ser con un cliente, pero no desde un principio como objetivo) sino de hacer negocios.

En definitiva, estaba seguro que el sentido del humor no era algo imprescindible para vender. Necesario en general puede, pero tanto como imprescindible.

Pero he empezado hablando de contradicción.

Por que si uno lo piensa bien, realmente el humor tiene muchos beneficios, y pueden ser tambien aplicables al vendedor.

Por ejemplo, te puede ayudar a conectar mejor con tus clientes.

A conseguir una cercanía, un romper el hielo en un momento determinado.

Te ayuda también a sobrellevar mejor el difícil día a día del vendedor.

Incluso a comunicar mejor.

Siempre se ha dicho también que es bueno introducir algo de humor en las presentaciones a tus clientes.

Y ahora que está tan de moda el storytelling, el humor es un ingrediente que no falla a la hora de contar cualquier historia que apoye tus actividades de marketing y ventas.

Por otro lado, muchos grandes líderes lo han sido también porque conjugaban y mostraban un gran sentido del humor dentro de sus varias virtudes.

Se puede decir que el sentido del humor es un ingrediente necesario para liderar mejor.

El líder debe de tener sentido del humor. Podríamos añadir también esa virtud a las citadas en «Jefe vs. Lider, el Antiguo Debate».

Reírse de uno mismo también es un ejercicio necesario. Para aceptarse, para conocerse mejor, para mantener la humildad, incluso para poder crecer como profesional.

Como siempre hemos dicho, el vendedor debe empezar por el autoconocimiento, por sus propias virtudes y defectos.

Y para ello se requiere sentido del humor (no es fácil mirarse al espejo…)

Un sentido del humor que nos hace más humanos, más humildes, más auténticos, más creíbles.

En definitiva, más dignos de confianza.

Lo cual sí es imprescindible para vender.

No sé, no lo tengo del todo claro.

La conclusión os la dejo a vosotros.

Si bien, puede que esta cita del famoso doctor ayude al respecto:

«El humor es la manifestación más elevada de los mecanismos de adaptación del individuo.» Sigmund Freud.

En cualquier caso, ¡nunca perdáis el sentido del humor!

Forma parte de vuestra felicidad. Y también de la de tus clientes.

Por cierto, los capítulos de «Vender Más y Mejor» que más han gustado son los que tenían sobre todo mucho humor y cachondeo.

Por algo será.



PUBLICACIONES ANTIGUAS


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.