EL VENDEDOR DEL FUTURO (O EL FUTURO DEL VENDEDOR)

el vendedor del futuro

Puede que el futuro nos traiga “vendedores robots”, con inteligencia artificial, que tengan todos y cada uno de los datos del cliente, que sepan todas sus necesidades y deseos.

Recopilarán automáticamente la información del posible comprador, toda su huella digital en la red, para hacerles seguimiento automático hasta lograr la venta de los productos que anhelan.

Estarán programados para aprender como satisfacer mejor todas las necesidades, para adelantarse a ellas, para preverlas y proveerlas…

Nos podrán leer la mente.

Pero no hay que preocuparse tanto.

Las nuevas tecnologías no reemplazarán al vendedor.

En mi humilde opinión.

Ni las nuevas tecnologías ni las futuras, ya sean inteligencia artificial, robótica, realidad aumentada y virtual, el internet de las cosas, multiconectividad, big data, metaversos, etc.

Serán un soporte más, y el vendedor del futuro seguirá siendo de carne y hueso.

Sí, habrá una explosión de canales de venta, que el vendedor profesional tendrá que dominar, tendrá que adaptarse a todas las nuevas tecnologías que surjan, y sobre todo, especializarse.

Y sí, los vendedores venderán más soluciones que productos, las ventas serán más consultivas.

Casi que el vendedor construirá el producto con el cliente, y ambos encontrarán como mejorarlo.

Pero por eso mismo siempre habrá un componente relacional, habrá relaciones interpersonales, habrá un equilibrio entre la inteligencia humana y la artificial.

Vender es humano y es entre personas, y eso significa hablar de emociones, las de ambos, vendedor y cliente.

Si le preguntamos al cliente, a pesar de tantos cambios que dicen nos traerá el futuro, las habilidades de los vendedores más apreciadas por los compradores seguirán siendo las de toda la vida: confianza, amabilidad, profesionalidad, paciencia, presencia, empatía, sinceridad, honestidad, integridad, creatividad, flexibilidad, capacidad de respuesta, de comunicación, de gestión, y de actuar siempre para beneficiar el interés del cliente.

Son características que se le exigen al vendedor, pero no sólo a ellos, sino a cualquier profesional, como por ejemplo abogados, médicos, ingenieros, etc., ya que no dejan de ser personas.

Algunas cosas nunca cambian.

Y por otro lado, las empresas de hoy y de mañana no buscan ganarse a los clientes, sino ganarse a sus corazones.

Y eso no lo podrá hacer un robot.

La tecnología nunca tendrá el espíritu.

Yo lo tengo claro, ¿y tú?

PD: Adaptado de Vender Más y Mejor.

Gracias, de corazón, por recomendar y/o compartir esta publicación.




Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.