COMO EL JUNCO QUE SE DOBLA…

resiliencia del vendedor

«… Resistiré erguido frente a todo,
Me volveré de hierro para endurecer la piel,
Y aunque los vientos de la vida soplen fuerte,
Soy como el junco que se dobla
Pero siempre sigue en pie.
Resistiré para seguir viviendo,
Soportare los golpes
Y jamás me rendiré,
Y aunque los sueños se me rompan en pedazos’
Resistiré, resistirééé…»

A muchos les sonará esta famosa canción (a los que no la conozcan, les invito a buscarla en internet; aviso que es muy pegadiza :))

En fin… no puedo evitar pensar en los vendedores cada vez que oigo esta canción.

En realidad muy en la línea de ese palabro tan en boga últimamente como habilidad, no sé si blanda o dura (aunque me decantaría por muy dura) no solo de vendedores sino de otros profesionales, la famosa resiliencia.

Resiliencia como el junco. Que se dobla, pero siempre sigue en pie.

Resiliencia cuando pierdes ventas que creías ganadas.

Cuando te dicen tantas veces no.

Cuando los síes requieren tanto esfuerzo, que muchas veces además no se vé ni es valorado.

Resiliencia cuando los resultados del año anterior no te aseguran los del actual, y tienes que seguir al 100%.

Cuando surgen problemas inesperados, marrones que te caen sin buscarlos, y que posiblemente sean culpa de otros, pero que tienes que solucionar tú como cara visible de la empresa ante el cliente.

Resiliencia cuando trabajas más horas que otros profesionales y te cuesta compaginar tu trabajo con tu vida personal.

Cuando los objetivos parecen lejanos.

Incluso cuando los cumples, pero no son suficientes.

Resiliencia cuando surgen nuevas crisis, ya sean políticas, económicas, sociales o incluso sanitarias, como la última.

Tenemos que ser flexibles como el junco ante los imprevistos, ante los nuevos desafíos, buscar nuevas soluciones, nuevos caminos, nuevas ventas.

Adaptarte. Y aprender de los errores.

Seguir aprendiendo.

¡Cuántas cosas se nos piden a los vendedores!…

Y claro, sin perder la dichosa motivación.

Sin desgartarte. Sin quemarte.

Vamos.

Lo estamos pidiendo. Lo pedís.

Un gran aplauso para todos los vendedores del mundo.

Se lo merecen.

Por su esfuerzo.

Por su resiliencia.

Por seguir en pie, y no rendirse jamás.

Un gran aplauso.

¡Bravo!




Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.