CÓMO COMPETIR CONTRA LAS GRANDES SUPERFICIES

pyme contra grandes supermercados

El otro día compré un producto en una tienda especializada.

Y lo compré más caro que el mismo producto en una de esas grandes superficies que todos conocemos, esos monstruos de hipermercados que tienen de todo.

Tampoco mucho más caro en realidad, en ese momento no sabía la diferencia, aunque lo intuía.

¿Y por qué entonces lo compré?

Por que me dio igual el precio.

Lo que obtuve valía más que esa pequeña diferencia.

Te cuento.

El vendedor que me atendió hizo la magia.

La de vender valor, me refiero.

Pues no solo me explicó y aclaró todas las dudas que tenía sobre el producto.

Fue más allá de lo que yo puedo encontrar en las instrucciones de uso del producto. Más allá de lo que (por supuesto con excepciones) cualquier personal de esas grandes superficies podría explicarme, y que por experiencia, o no conocen bien el producto o se limitan a leerte lo que pone en la etiqueta.

No, en cambio me habló de su propia experiencia con el mismo, y sobre todo me alertó de un peligro que tenía que evitar al usarlo.

Algo que me hubiera costado mucho dinero si lo hago mal, y que por supuesto no se indicaba ni en la etiqueta ni en ningún sitio.

Me dedicó mucho tiempo, y hasta diría que llegamos a conectar al compartir experiencias comunes sobre el asunto.

Me aportó algo que solo me podía aportar un experto en el tema.

Y da igual el tema. Por eso no quiero hablar ni del producto ni de su aplicación.

Da igual el producto que fuera.

Tampoco me presionó para comprarlo, solo me asesoró y me ayudó. Punto.

Del precio ni hablamos.

Lo importante es la confianza que generó y el quitarme cualquier inseguridad de comprarlo al saber exactamente como usarlo bien y cómo evitar el usarlo mal, lo cual hubiera provocado males mayores…

No miré ni el precio.

Me fui satisfecho, contento y feliz con mi compra.

Y sobre todo agradecido por haber dado con alguien que me abrió los ojos y me aportó un valor adicional.

Diferencial.

Luego ví ese mismo producto en ese monstruo que empieza con C. No vamos a darle publicidad, claro. Pero todos sabemos de quién hablo.

Pregunté más o menos lo mismo. Incluso dejé caer la duda de qué pasaría si… y nada, nadie me supo decir lo que yo ya sabía y que era un riesgo y problema a evitar con el mismo.

En fin… ¿me dio rabia que fuera más barato allí?

… Pues no. No fui corriendo a cambiarlo e intentar ahorrarme unos pocos euros.

Porque había pagado por algo más.

Además:

¿Donde crees que voy a volver a comprar cualquier otro producto relacionado?

¿O a preguntar cuando tenga una duda?

¿O a quién voy a recomendar si alguien me pregunta?…

Pues eso.

El que tenga orejas que oiga.

Muchos pequeños establecimientos están en guerra constante con estas grandes superficies.

Y cometen el error de intentar competir en precio. Una batalla que nunca van a ganar.

La única forma de hacerlo es dar lo que ellos no dan.

Ese valor adicional.

Y esa confianza que solo un vendedor experto, experimentado y con ánimo de ayudar al cliente puede dar.

Más que precio, informacion. Y valiosa, de la que no puedes encontrar en ningún sitio.

Todavía hay esperanza.

Todavía quedan vendedores.

De los buenos.

Pero hay que estar atento. No mirar solo el precio.

Y no vender solo por precio.

Esto no es un consejo de ventas de los habituales de este blog.

Solo es una reflexión de una vivencia.

Lo puedes tomar como una tontería.

O cómo algo muy profundo.

Mucha verdad sobre lo que son las ventas.

Sobre cómo no competir con precio.

Y sobre cómo competir con monstruos impersonales.

Tómalo cómo quieras.

Nada más por hoy.

Y nada menos.




Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.